Psicología Adultos

Servicios de psicología para adultos

Hasta hace relativamente poco, era fácil asociar la palabra psicólogo con los trastornos mentales, difícilmente se distinguía entre un psicólogo y un psiquiatra, y cualquiera de estas dos palabras se asociaban rápidamente, a problemas mentales graves. Por suerte, hoy en día, este tipo de casos son una minoría en las consultas de psicología, y el visitar a un psicólogo esta empezando a perder ese aire de tabú y secretismo que lo envolvía.
Un psicólogo es en realidad una persona que estudia patrones de comportamiento y sus efectos e influencias, tanto en nosotros mismos como en los demás, es, por así decirlo, una persona que sabrá decirte porqué te portas como te portas o porqué siempre acabas metido en el mismo problema sin quererlo, cuando ni tú mismo lo sabes.
Algunos motivos por los que puedes visitarnos!

Sufres dolores recurrentes de cabeza, estómago o bajas defensas que no tienen explicación lógica
¿Has oído el término psicosomatizar? es la forma que tiene el cuerpo de decirnos que tenemos un problema sin resolver cuando tratamos de ignorarlo. Muchas veces los problemas emocionales se manifiestan en síntomas físicos si se prolongan en el tiempo y no les prestamos atención.
Sientes malestar en tu vida diaria

Si sientes que un problema causa dificultades significativas en tu vida diaria, sea en el trabajo, en casa, con tus hijos o pareja y no consigues solucionarlo, es una señal de que te beneficiaria ir al psicólogo. Tal vez incluso no sepas donde esta el problema y simplemente sientas apatía, cansancio, tristeza o desmotivación, aun incluso cuando parece que todo en tu vida funciona perfectamente y no tienes problemas. Muchas veces, existe una discrepancia entre nuestros propios valores, opiniones o metas, y los valores u opiniones que nos han inculcado nuestros padres o incluso la sociedad, y esos valores los tenemos tan asumido e interiorizados, que los confundimos con los nuestros propios, y es difícil detectar porqué nos sentimos tristes o confundidos cuando en apariencia estamos consiguiendo todo lo que queríamos. Un psicólogo puede ayudarte a encontrar esta discrepancia y entender por qué te sientes así.

Tus amigos o pareja están preocupados por ti
Muchas veces cuando un problema empieza, los signos primarios son difíciles de detectar por uno mismo, simplemente te sientes apático, desganado o irritable, y puede que ni te des cuenta de cuán a menudo te sucede esto, por lo que es importante estar atento a las perspectivas que otros tienen sobre ti, especialmente cuando se trata de personas relevantes en nuestras vidas como puede ser una pareja. Consultando a un psicólogo puede ser que descubras alguna preocupación de la que no eras consciente y que te estaba provocando esa irritabilidad, o tal vez no, tal vez sea algún patrón comunicacional disfuncional que este afectando a la pareja, en cuyo caso, un psicólogo también podrá ayudaros… en cualquier caso, cuando una persona cercana nos insiste mucho en que estamos raros, algo suele haber detrás de esos comentarios, sea un problema nuestro, suyo, o de los dos.
Has sufrido una situación difícil en el pasado y no puedes dejar de pensar en ella
Todos pasamos por malos momentos en algún momento de nuestras vidas, ya sea un duelo por la pérdida de un ser querido, una ruptura de pareja, o algún evento traumático significativo, y es normal, a todo el mundo le pasan cosas… pero cuando pasado un tiempo no eres capaz de dejar de pensar en ello, las imágenes y los recuerdos te asaltan en el peor momento e interfieren en tu vida, o incluso justificas tu forma de ser o algunos de tus actos por lo que pasaste en algún momento de tu vida, quizás es hora de visitar a un psicólogo y que te ayude a procesar de manera correcta esos recuerdos dolorosos que no te dejan avanzar.
Las relaciones nunca te salen bien
Sean de amistad o sentimentales, siempre acabas teniendo problemas en las relaciones personales, puede que incluso creas que todo el mundo está contra ti o que el mundo es malo, cruel, o que no te entiende. Muchas veces, son nuestros propios patrones de comportamiento los que influyen y provocan los de los demás. Cuándo acumulamos malas relaciones personales, y la desconfianza se convierte en nuestra compañera de trío habitual en cualquier tipo de relación, es probable que las personas terminen «fallándonos» y confirmando así nuestra teoría inicial, es lo que en psicología se llama efecto Pigmalión o profecía autocumplida, y sucede mucho más a menudo de lo que te imaginas. Si el miedo a perder, a que te fallen, a que te mientan, los celos o la desconfianza son tus compañeros habituales, un psicólogo puede ayudarte a reconocer cómo y cuándo se instalaron en tu vida y enseñarles de nuevo la puerta de salida.
Por supuesto, cuando la meta sea aumentar tu potencial, mejorar como persona, o simplemente hacer tu vida mejor y más feliz
Si quieres aceptarte a ti mismo, conocer de dónde vienen tus patrones de comportamiento, como te influyen los estilos educativos de tus padres, o cómo influyen los tuyos en tus hijos. Si quieres mejorar en tu trabajo o en tu organización en la vida diaria. Si quieres ser más efectivo a la hora de plantearte metas y objetivos y mantenerte motivado. Si quieres ser mejor padre, aprender sobre métodos
educativos o cómo están influyendo tus comportamientos en tus hijos. Si quieres mejorar en tu capacidad comunicativa, en tu forma de relacionarte en pareja o de hablar en público, si quieres mejorar tu habilidad para hablar de emociones o sentimientos. Todo esto, es lo que un psicólogo ha estudiado, y podrá guiarte en tu camino hacia la mejora personal.
Si te has sentido identificado con alguno de estos motivos, o simplemente quieres que te ayudemos a mejorarte como persona, consúltanos sin compromiso, la primera consulta es gratuita y estaremos encantadas de conocerte y ayudarte con lo que sea que quieras mejorar!

Psicoterapia

La psicoterapia es el tratamiento que tiene como objetivo un cambio de pensamientos, creencias, sentimientos y conductas que pueden haber generado malestar y problemas en la salud mental del paciente, a la par que la comprensión del origen de los mismos, y un autoconocimiento más profundo sobre nosotros mismos.

La intención principal de la aplicación de este tipo de terpia es conseguir cambios en el paciente, creando nuevos hábitos, más saludables y efectivos, que le permitirán incrementar su bienestar.

La psicoterapia se utiliza para tratar una buena parte de los problemas de salud mental, entre los que se incluyen:

  • Resolución de conflictos
  • Aliviar el estrés o la ansiedad
  • Enfrentar cambios en la vida, como la muerte de un familiar o persona cercana, un divorcio, una pérdida de empleo…
  • Controlar relaciones no saludables
  • Afrontar problemas sexuales
  • Trastornos de ansiedad
  • Trastornos del estado de ánimo
  • Adicciones
  • Trastornos alimenticios
  • Trastornos de personalidad

Psicología positiva

Te suena de algo el término «Psicología Positiva»? La psicología positiva es esa que ayuda incluso a las personas que no tienen ningún tipo de problema, esas que son felices y duermen genial por las noches… si, has leído bien… las personas perfectamente felices también pueden ir al psicólogo, ya que todos tenemos algo en lo que mejorar.

La psicología positiva se dedica exactamente a eso: estudiar los hábitos de las personas felices, a entender qué hacen y porqué consiguen ser felices, a estudiar las rutinas, la organización o la forma de comunicarse o relacionarse de las personas más efectivas en su trabajo, a entender que hacen diferente esas parejas que siempre parecen perfectas y que siempre encuentran una solución a sus problemas… La psicología positiva se dedica, en resumen, a mejorar la calidad de vida de las personas, incluso cuando esta ya es buena de por sí…

Terapia de pareja

La terapia de pareja es un tipo de consulta de psicoterapia destinada a analizar y tratar los conflictos surgidos en el seno de una relación amorosa.

Cuando una relación empieza a deteriorarse y ambas partes consideran que no hay salida, es el momento de plantearse acudir a un especialista para que pueda orientarles y aconsejarles.

Cualquier pareja puede pasar por un momento de crisis. La mayoría de las veces ocurre sin que ninguna de las partes quiera, y sin que sepamos cómo evitarlo. En estos casos, no hay que precipitarse y tomar decisiones impulsivas, sino analizar qué está pasando. Quizá sea el momento de pedir la ayuda de un profesional objetivo que te pueda brindar las claves para recuperar el rumbo de la relación.

Algunos de los motivos más habituales por los que acudir a terapia de pareja son:

  • Problemas de comunicación: cuando uno de los dos miembros de la pareja, o los dos, sienten que el otro no le entiende, que la comunicación es escasa, o incluso las discusiones siempre acaban escalando y nunca se consigue resolver el problema inicial que las genero, sino que lo único que conseguimos es aumentar el malestar que ya teníamos cuando empezó la discusión, puede que nos encontremos ante un problema de comunicación. En estos casos, la terapia de pareja puede ayudar a mejorar la comunicación y fortalecer la conexión emocional.
  • Celos o desconfianza: Cuando crees que tu o tu pareja teneis celos excesivos, o incluso injustificados, pero que generan un malestar tanto en el miembro de la pareja que los sufre, como en el otro por las consecuencias que estos generan, la terapia de pareja puede ayudar a descubrir el origen de esta desconfianza y trabajar en construir una base de seguridad emocional y confianza solidad.
  • Problemas de convivencia: Si la convivencia se ha vuelto tensa, con constantes desacuerdos sobre tareas domésticas, roles o expectativas, la terapia de pareja puede ayudar a establecer límites claros, negociar compromisos y mejorar la armonía en el hogar.
  • Infidelidad: Si ha ocurrido una infidelidad en la relación, la terapia de pareja puede ser crucial para abordar las causas subyacentes, reconstruir la confianza y decidir el futuro de la relación de manera informada.
  • Transiciones vitales importantes: Si estás pasando por una transición, como la llegada de un hijo o cambios laborales, en estos casos, la terapia de pareja proporciona apoyo para gestionar los desafíos y encontrar un equilibrio saludable.

Mediación familiar

La mediación familiar es un método de gestión y resolución de conflictos, cuyo fin es conseguir una salida pacífica a los conflictos generados en la convivencia familiar, tanto en los casos en los que la familia convive en el mismo hogar, y se producen discrepancias en los modelos educativos o en las decisiones relevantes, como en los casos de separaciones o divorcios en los que la familia ya no convive bajo el mismo techo pero sigue teniendo que llegar a acuerdos en torno a los hijos u otras responsabilidades compartidas.

A través de las técnicas y herramientas de la mediación familiar, y los modelos basados en la crianza respetuosa y la disciplina positiva, os ayudaremos a tomar las mejores decisiones posibles y os daremos herramientas para mejorar la comunicación y la convivencia en vuestro caso particular!

Disciplina positiva

“De donde hemos sacado la loca idea de que para que un niño se comporte bien, primero tenemos que hacerle sentir mal”

Es una de las frases más conocidas de la disciplina positiva.

Si crees que tienes problemas con tus hijos, que no sabes gestionar algunas situaciones, no consigues cambiar alguna conducta que te preocupa, o simplemente te sientes inseguro/a en tus pautas o estilos educativos y quieres mejorarlos, estas sesiones son para ti.

Muchas veces los problemas que presentan nuestros peques no son intrínsecos al propio niño, es decir, no es algo que desde el gabinete necesitemos trabajar con el niño, sino con sus papas, ya que cuando los padres y madres tenéis los conocimientos y herramientas adecuadas, el resto fluye solo.

Por lo que si estáis teniendo problemas en la convivencia con vuestro peque, pero no creéis que el tenga un problema o no sea el quien necesite ayuda, o si estáis pasando una situación compleja en casa (una perdida, una separación, un cambio de cole…), y tienes dudas sobre como ayudarle a gestionar la situación, desde nuestras sesiones de disciplina positiva y crianza respetuosa, seguro que podemos ayudaros! A través de un modelo de terapia breve, nuestros especialistas en terapia familiar sistémica analizaran vuestro caso particular y os darán las herramientas necesarias para ayudaros a mejorar la situación!

EMDR

¿Qué es el EMDR?

La terapia de desensibilización y reprocesamiento por movimientos oculares (EMDR) es un método de psicoterapia efectivo y ampliamente investigado. Ha demostrado ayudar a las personas a recuperarse de un trauma y otras experiencias vitales angustiosas asociadas a problemas de salud mental como el estrés postraumático (TEPT), la ansiedad, la depresión y muchas otras patologías.

¿Cómo funciona?

Nuestro sistema nervioso posee un sistema natural de curación y ante situaciones adversas el cerebro procesa la información perturbadora, transformando los recuerdos en aprendizajes. Es decir, toma aquella información que pueda resultar útil para guiarnos en un futuro, y descarta el resto.

A pesar de que procesamos la información perturbadora de forma automática e inconsciente a lo largo de todo el día, este procesamiento se produce, en su mayor parte durante el sueño REM. En este estadio, se producen los movimientos sacádicos. Esto es, los ojos se mueven rápidamente de un lado a otro, favoreciendo la comunicación interhemisférica y activando nuevas asociaciones entre nuestros recuerdos. De este modo, el recuerdo estresante queda integrado dentro de las redes de memoria más generales. Esto explica el por qué, tras haber dormido, nos sentimos mejor acerca de situaciones angustiantes vividas el día anterior.

Lamentablemente, ante un suceso altamente estresante y con un alto impacto emocional, nuestro sistema natural para procesar la información queda desbordado. Por consiguiente, esa experiencia queda almacenada en el cerebro tal y como se ha experimentado, no siendo integrada dentro de las redes de memoria. Así, cualquier estímulo que a nuestro cerebro le recuerde a la situación traumática vivida (como puede ser un olor, una persona o un sonido), provocará que las emociones, las sensaciones físicas y los pensamientos del pasado se cuelen en el presente generando los denominados «flashbacks» (es decir, se reexperimenta una y otra vez el suceso traumático).

Durante el proceso psicoterapéutico reproducimos lo que sucede en el cerebro durante el sueño y pedimos al paciente que mueva los ojos de un lado a otro mientras piensa en el recuerdo traumático.

En suma, la estimulación bilateral de la EMDR altera los estados cerebrales de un modo similar a lo que se observa durante el sueño REM, favoreciendo un procesamiento adecuado de los recuerdos y la resolución de los traumas. Sin embargo, cabe destacar que este abordaje no se reduce únicamente a la estimulación bilateral, sino que se compone también de otros elementos terapéuticos que, de forma conjunta, permiten tratar el TEPT y otras psicopatologías.

¿Quién puede beneficiarse de la terapia con EMDR?

La terapia EMDR ayuda a niños y adultos de todas las edades. Los terapeutas utilizan la terapia EMDR para abordar una amplia gama de problemas:

  • TEPT y otros problemas relacionados con el trauma y el estrés
  • Ansiedad, ataques de pánico y fobias
  • Enfermedades crónicas y problemas médicos
  • Depresión
  • Trastornos bipolares y psicóticos
  • Trastornos disociativos
  • Trastornos alimentarios
  • Duelos y pérdidas
  • Dolor
  • Ansiedad por el rendimiento
  • Trastornos de personalidad
  • Violencia y abuso físico, sexual y emocional
  • Trastornos del sueño
  • Abuso de sustancias y adicción
  • Violencia y abuso

¿En que consiste este tipo de terapia?

La terapia EMDR es un modelo de psicoterapia complejo que consta de un protocolo compuesto por ocho fases. En la cuarta fase (la de desensibilización), se solicita al paciente que acceda al recuerdo traumático mientras realiza estimulación bilateral mediante movimientos oculares (o bien utilizando su correspondiente modalidad auditiva o táctil).

Un terapeuta EMDR con experiencia ha de conocer en profundidad el caso y entender con el paciente las conexiones potenciales entre el problema que le trae a consulta y su historia previa. En base a este mapa inicial, ha de valorarse si la persona necesita un proceso previo de preparación para entender mejor sus dificultades y sus recursos, adquirir cierta estabilidad, gestionar sus emociones y sentirse seguro para abordar sus experiencias difíciles.

Contacto

Estamos siempre disponibles para ayudarte.

Si necesitas más información o quieres contactar con nuestro equipo, no dudes en llamarnos o escribirnos. Te responderemos lo antes posible.

627 71 73 50
info@terapiacontacto.com
Ronda de Don Bosco 30, 1ro C, 36203 Vigo, Pontevedra